Páginas vistas en total

miércoles, 27 de febrero de 2013

LA VALLA


La valla y el voluntario

Vi una persona al otro lado de la valla, creo que no era primera vez que allí estaba pero nunca tuve el impulso suficiente para acercarme, sin embargo, esta vez me fui aproximando con el deseo de entablar una conversación o por lo menos verle de cerca.

Me llamó la atención lo rápido que llegue a la valla, desde la distancia parecía que estaba mas lejos, pero casi sin darme cuenta  me encontraba enfrente de el, únicamente separado por los espinos del alambre y los postes que delimitaban una parte y la otra. Lo curioso es que una vez que estaba allí no se me ocurría nada que decir, si bien ya es complicado iniciar una conversación, en este caso se añadía la  dificultad de hablar con alguien encerrado.
Enfrente tenia a una persona de mediana edad, el semblante de sus ojos y nariz me recordaba a alguien, como de haberle visto en alguna otra parte, tampoco tenía ningún rasgo físico que destacara especialmente o por lo menos a mi no me lo parecía, la imagen que me  daba era de una persona serena  que se mantenía a la expectativa por ver mis reacciones. Me diereis que desvarío  pero era como si me estuviera esperando, me tranquilice a mi mismo pensando, que si se había acercado  con alguna frecuencia a la valla me hubiera visto alguna vez y se fijara en mi.

¿Como va todo? – Le pregunte finalmente
-Bien, encargándome de la valla,  respondió
-Se encarga usted del mantenimiento
- No, que va eso no hace falta. Yo, solamente me acerco a ella, soy digamos el Voluntario de La Valla, siempre hay algo que hacer por aquí. Tarde o temprano aparece alguien que me necesita y estoy dispuesto a ayudarle.

Empecé a pensar que no había sido una buena idea acercarme a charlar con el, quizás estuviera  algo trastornado y este fuera el motivo por el que allí se encontraba o llevara tanto tiempo dentro que no distinguiera bien la realidad.

- No veo como puedes ayudar, tú estas dentro y yo estoy fuera. Será desde aquí donde os demos cualquier cosa que necesitéis.

No se de donde salieron pero lo cierto es que allí mismo y a mi lado, había varias personas y fue una de ellas la que dijo esas palabras.

 Esta completamente chiflada, no se ni porque he venido hasta aquí para hablar con ella – dijo una mujer.

-- No os acerquéis puede ser peligroso, comento alguien, si esta allí será por algo grave.

-Os habéis acercado y eso es que estáis avanzando- el voluntario se dirigía a todos nosotros- habéis visto la valla y quiere decir que estáis en el buen camino, seguid hacia adelante no os paréis aquí, vuestras inquietudes son las que os mueven, no penséis que estáis fuera, mirar la realidad de vuestras vidas, juzgaros como sociedad, pensad en los encarcelados inocentes, los gobernantes os mienten y no hacéis lo suficiente por evitarlo, sed libres  avanzar en lo importante , los medios materiales os impide andar por la vida, defender  la naturaleza ella forma parte de vosotros, construís vallas  estableciendo fronteras despreciando al vecino, haciendo verdaderas barreras de odio, si cada individuo es libre tendréis  una sociedad llena de valores ,no podéis  ser felices si no lo son los os rodean. Mirad cuantos sois basta con empujar un poste y la valla caerá ¡seguid adelante!, todos unidos podéis conseguirlo, despojaros de los dogmas que os inculcan, sois eco de las doctrinas impuestas…

LA VALLA ESTA PARA PROTEGERLES, LA VALLA ESTA PARA PROTEGERLES...

Se empezó a oír  repetidamente a través de los altavoces, medios de comunicación y propaganda de las calles, la autoridad nos invito a dispersarnos.

-Vuelvan a lo que estaban haciendo, cada uno a lo suyo  no hay ninguna razón para estar aquí aglomerados, es mejor que cada uno se vaya a su casa y se ponga a ver la televisión o cualquier cosa que haga habitualmente, no rompan la rutina vuelvan a la tranquilidad por favor.

- Sí vamonos, la verdad no se que ni que hago aquí- comento un joven 

- Que tiremos la valla dice, si esta ahí será por algo, ni que fuéramos vándalos – decía otra mujer mientras nos íbamos dispersando.

La mirada del voluntario se dirigió inmediatamente a mí, me reclamaba una reacción, pero yo no supe dársela. Antes de desaparecer definitivamente de mi vista sus ojos adquirieron un semblante de tristeza que me ha perseguido durante este tiempo.

Esta es la razón por la que cuento esta historia, buscad a vuestro voluntario, el os esta esperando y cuando lleguéis, dar el ultimo paso hacia delante. Ninguna VALLA es infinita y todas tienen agujeros, adquirid conocimiento, solo el que sabe puede ser libre, encontrar respuestas, no os conforméis con explicaciones superficiales, cuantas mas respuestas encontréis mas preguntas os harán avanzar. El voluntario esta ahí, yo lo encontré y ahora se que lo vi muchas veces; por eso no me era desconocido. Tu también lo veras (tendrá un aspecto similar al tuyo) y  espero que salgas del recinto, cuantas mas gente este fuera mas gente saldrá de dentro. Yo por mi parte estoy notando  que pronto volveré a la  valla y esta vez saldré definitivamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario